CAPITULO 4

Serena no podia creerlo... ¡Rei besó a Haruka! ¿Pero acaso Rei no sabía que Haruka no era hombre? ¿Era Rei la Michiru que buscaba Haruka? Serena se sentía enferma.

-Dsiculpa, Haruka, pero tengo que irme. Adios.- Serena apuró el paso para alejarse rapidamente de ese lugar.

Serena se ocultó tras una pared al cruzar la esquina ¿Qué diablos habia sido eso? Esto se estaba tornando muy raro... Y ahora más que nunca Serena rezaba para que fuera todo un sueño.

-¡Papá...!- una niña gritó a lo lejos y llevó el recuerdo de Reenie a la cabeza de Serena. Ella no existía, porque ella no se casaría nunca con Darien ahora...

-¡Hotaru!- gritó un hombre canoso que alzaba a la niña - ¿Cómo estás, hija?-
-Bien, papá. Hoy fue un día bastante normal- dijo Hotaru sonriente.
-Realmente me alegro de que Hotaru pueda ser feliz con su papá- se dijo Serena a sí misma.

-¡Que hermoso! ¿Verdad?-
Serena volteó para encontrar a Darien tras ella.
-Digo... A mi me encantaria llegar a tener hijos algún día-
Los ojos de Serena se llenaron de lagrimas, se abrazó rapidamente al cuerpo de Darien, que la miró asombrado.
-¡Darien!- dijo Serena -Te extraño, no te vallas por favor-
Darien bajó la vista hacia Serena y la apartó para verle la cara. Los ojos de Serena estaban llenos de lagrimas que brotaron haciendo surcos en su cara.
-Serena... ¿Que te pasa?- preguntó Darien asombrado
-Darien... yo... te a...-
-¡¡Serena!!-
Serena y Darien voltearon para ver a Andrew que se aproximaba a ellos.

-¡Andrew!- dijo Darien apartando a Serena de su lado -¿Qué haces aqui?-
-¿Yo?- dijo Andrew con cara de ironía -¿Qué haces tu aqui, Darien?- gritó fuertemente Andrew apartando bruscamente a Serena del lado de Darien.
-¡Andrew!- dijo Serena con los ojos llorosos
-Oye, Andrew, no tienes por que ser tan rudo con Serena, está muy confundida- gritó Darien mientras apartaba a Serena de Andrew y volviendo a ponerse frente a ella de amnera protectora.
Serena sonrió tras la espalda de Darien, era bueno volver a sentirse protegida por él, hacía tanto tiempo que Darien no tenía la necesidad de defenderla, por lo que Serena, en el fondo, se sintió alegre.

-Suelta a mi novia, Darien- gritó furioso Andrew
-Ella no quiere irse contigo, Andrew- dijo Darien mirando fijamente a los ojos rojos de Andrew.
-¿Desde cuando sabes lo que quiere mi novia? ¿Desde cuando te importa?- gritó Andrew subiendo un puño a la altura del pecho. El puño esta rojo, se notaba la presión que ejercia Andrew, debido a la furia ciega que lo poseia.-¡¡¿Desde cuando?!!-
-¡Desde que me dí cuenta que la amo!-

Los ojos de Serena se llenaron de lágrimas, un tibio calor le recorrió el pecho ¿Podría ser cierto? ¿O era otro de sus sueños? Darien la amaba, aún sin saber que ellos se conocieron en la Luna y que estaban destinados a ser. Por primera vez rogaba que lo le estaba sucediendo fuera verdad.
-Darien...- dijo Serena
Darien se dió vuelta para verla a los ojos
-Serena, te amo. He sido un tonto todo este tiempo, no quería darme cuenta de lo que sentía y cuando por fin lo había hecho anunciaste tu casamiento con Andrew, y ya era muy tarde- Los ojos de Darien se llenaron de lagrimas -Serena ¿Podrás darme una oportunidad después de tanto tiempo?-

Una lagrima transparente rodó por la mejilla de Serena. Darien se arrodilló frente a ella, tomó su mano, la beso suavemente y luego dijo:
-Serena ¿Te casarias conmigo?-
Serena se sentía como volando, abrazó a Darien y lo besó apasionadamente.
-Si, Darien... Por supuesto que si- dijo Serena sin poder contener las lagrimas de sus ojos.
Andrew los observaba atónito. Su novia habia aceptado casarse con su mejor amigo... Era un carga insoportable, se sentía como una burla. el jueguete de Serena.
Andrew apartó a Darien de los brazos de Serena y lo golpeó fuertemente en el estómago. Serena se sobresaltó, Andrew golpeaba salvajemente a Darien, quien trataba de defenderse sin lastimar a su mejor amigo. De repente fue todo muy confuso, Serena escuchó un ruido metalico, luego habia sangre en el suelo. En la oscuridad del callejón se escuchó un grito:
-¡¡¡¡DARIEN!!!!-

-----------------------------------------

La sangre brotaba a borbotones del pecho de Darien. Serena corrió a abrazarlo. Un cuchillo bañado en sangre descansaba en la mano de Andrew.

-¿Que... que he hecho?- se preguntó Andrew en voz alta mientras miraba a Darien, quien yacía en el suelo. Andrew echó a correr espantado por lo que acababa de hacerle a su mejor amigo.
-¡Darien! ¡Darien!- gritaba Serena mientras sacudía el cuerpo inmóvil de su amado. Rompió en llanto, nunca había llorado así en su vida. Se preguntaba porque y deseo su propia muerte, cuando de pronto sintió los brazos de Darien que la rodeaban.

-¿Darien?- preguntó Serena abriendo sus enrojecidos ojos.
-Serena...-dijo Darien sin aliento.
-¡Darien!- gritó Serena -¡Por favor, espera un poco más!... ¡Llamaré a alguien para que te ayude y así estarás bien y...!-
-No- dijo Darien tapandole la boca con un dedo -Tranquila, Serena...-
Serena comenzó a llorar otra vez -Darien... yo....-
-Shhh... te amo Serena-
-Yo también te amo, Darien- dijo Serena cerrando los ojos. Luego sintió que los brazos de Darien la soltaban. Serena no quería abrir sus ojos, los paretó bien fuerte y lloró en silencio... Este deseo la estaba matando, no quería vivir son Darien, tampoco quería estar sin las chicas....
Serena se levantó a modo de transe, sus ojos no tenían pupilas, eran sólo un mar celeste que parecía no tener vida. Caminó lentamente mientras el viento le golpeaba la cara, su pelo bailaba con el viento mientras avanzaba paso a paso.

Caminó hasta un puente... Se subió a su borde mirando fijamente el agua... Una vez más Serena comenzó a llorar, el viento movía su ropa ensangrentada. Se cubrió con sus propios brazos. Las lagrimas brotaban de sus ojos, las piernas le temblaban, más por el frío que por lo que estaba por hacer...

----------------------------------------------

CONTINUARA....

Cualquier duda y/o comentario escriban a petrone@onenet.com.ar

1